CPA (Costo por acción)

El CPA se refiere a un tipo de modelo de precios en el que los marketers pagan a las redes publicitarias o a las fuentes de medios por ciertas conversiones (como una compra o un registro) que se produce dentro de una aplicación después de la interacción con un anuncio.

¿Qué es el CPA en el marketing móvil?

El CPA, o costo por acción, es un modelo de precios por rendimiento puro en el que los marketers pagan a las fuentes de medios una tarifa fija basada en una acción preestablecida.

A diferencia del costo por instalación (CPI), que se basa en las instalaciones de usuario atribuidas para lograr la conversión de la campaña, el CPA puede elegirse entre muchos eventos diferentes posteriores a la instalación in-app, como el registro, la apertura de la aplicación y la compra de artículos, entre otros.

El valor del CPA es simplemente el precio que un anunciante paga a una fuente de medios por cada acción preestablecida (es decir, compra, registro, etc.) que es impulsada por esa fuente.

Para obtener una visión más amplia del rendimiento de una red publicitaria determinada, puedes calcular el eCPA, o costo efectivo por acción, dividiendo el costo total incurrido de esa red, por el número total de acciones especificadas en función de un rango de tiempo preseleccionado.

Esta métrica incluirá cualquier/todos los CPAs de la campaña que desees medir y te brinda la imagen general de los costos de publicidad a nivel de fuente de medios a lo largo del tiempo.

Costo por acción y rendimiento de marketing

¿Por qué es importante el CPA?

El CPA es uno de los cuatro modelos de precios existentes más comúnmente asociados con las campañas de marketing móvil, junto con:

A medida que los marketers se han vuelto cada vez más sofisticados con sus recursos, herramientas y métodos, también aumentó la demanda de un modelo de rendimiento puro que les permitiera pagar lo más cerca posible del resultado final deseado.

Además, el modelo de CPA ayuda a las fuentes de medios a recibir presupuestos publicitarios de los marketers de rendimiento, que antes dudaban en gastar dinero en publicidad que no estaba directamente asociada con el valor real.

Por esta razón, los modelos de precios evolucionaron del costo por mil (mil impresiones), más impulsado por la vanidad, al costo por clic, pasando por el costo por instalación, que es un paso significativo en el funnel, pero que en última instancia no garantiza la generación de ingresos. De hecho, la mayoría de los instaladores no realizarán una compra y/o se convertirán en usuarios fieles que monetizan a través de anuncios.

El CPA es un reflejo directo de la rentabilidad de las campañas que deja una cantidad mínima de riesgo de costos a los marketers, por lo que es una elección obvia entre los modelos disponibles actualmente.

Por el contrario, aunque deseado entre los marketers, las redes ofrecen CPA como una opción de precios solo en raras ocasiones, ya que las mismas redes conllevan la mayor parte del riesgo asociado con la baja conversión. Esto se debe a que las redes publicitarias deben comprar el espacio publicitario antes de que los usuarios se hayan convertido, y los marketers han pagado los costos de conversión.

CPA y el ecosistema móvil

Hoy en día, la realidad es que el CPA no está fácilmente disponible como modelo de precios por las razones explicadas anteriormente.

No obstante, aunque la mayoría de los marketers se encuentran pagando por CPC o CPI, ellos (o las fuentes de medios impulsadas por el rendimiento) seguirán optimizando internamente hacia el eCPA, para enfocar sus campañas y redes publicitarias en el mayor potencial de rentabilidad.

Si bien CPA aún no tiene una fuerte presencia como modelo de precios de uso frecuente, la métrica sin duda guía tanto a los marketers impulsados por el rendimiento como a las fuentes de medios para que se centren en la calidad de sus usuarios y ofrezcan resultados más sostenibles a largo plazo.

Recibe en tu bandeja de entrada las últimas noticias de marketing e insights de expertos