Mejora el rendimiento de la aplicación (y por qué es tan importante)

Einav Mor-Samuels
Improving app performance: why it's important - sqaure

Si le pidieras a los desarrolladores de aplicaciones que mencionaran una razón por la cual los usuarios no regresan a una aplicación, probablemente limitarían sus respuestas a la experiencia general del usuario, la promoción de la aplicación y el diseño de la aplicación. Y aunque parece que todas esas son respuestas buenas y correctas, en realidad, todas están equivocadas.

Antes de considerar cosas como la UX general, la promoción y el diseño, tu aplicación debe funcionar. Si funciona mal, es perjudicial para tu marca y tus usuarios potenciales. 

Entonces, la razón número uno por la que los usuarios no regresan a una aplicación es, lo adivinaste, el bajo rendimiento.

Uno de los factores impulsores detrás de una aplicación móvil exitosa es optimizar continuamente el rendimiento de extremo a extremo. Por lo tanto, si tienes contenido que tu usuario quiere o necesita, pero tardas más de cinco segundos en entregarlo, es muy probable que hayas perdido a ese usuario porque tu rendimiento es pésimo.

El rendimiento de la aplicación depende de los tiempos de inicio y carga, el tamaño de la aplicación, la tasa de frame, la compresión y mucho más. Es esencial optimizar estas facetas del rendimiento de la aplicación para mejorar la experiencia del usuario lo antes posible, y los equipos pueden tener un impacto centrándose en un puñado de tácticas.

¿Cómo es realmente el rendimiento de la aplicación?

A veces, para entender algo, primero hay que entender lo que no es.

Cuando hablamos del rendimiento de la aplicación, no nos referimos únicamente a los indicadores clave de rendimiento (KPI), sino al rendimiento. La cantidad de energía que usa tu aplicación, la cantidad de tiempo que tarda en cargarse y/o qué tan rápido responde a las interacciones del usuario, cosas así.

Considera este escenario: Sales de casa sin tener tiempo para tu café. En el pasado has sido contra usar aplicaciones de delivery o de comida por preocupaciones sobre tu privacidad. Hoy en día, olvidas la precaución e instalas una aplicación de cafetería de gran marca para que puedas ir al autoservicio y recoger rápidamente tu pedido móvil, tal como prometen sus comerciales.

Aquí está el problema: el tiempo de carga inicial de la aplicación está tardando más que llegar tarde por hacer esa taza de café en casa o esperar en la fila en la tienda. La mayoría de las personas razonables, incluso cuando no tienen café, abandonarán una aplicación lenta para nunca volver.

En este escenario, el rendimiento de la aplicación parece que la apertura inicial de la aplicación fue exitosa y estás tomando café. Pero no se limita solo al tiempo de apertura inicial; el rendimiento es cómo funciona tu aplicación, qué tan rápido se cargan tus sistemas y cómo responde a las interacciones del usuario.

¿Qué tan importante es el rendimiento de la aplicación (realmente)?

La mayoría (70%) de los usuarios de aplicaciones móviles abandona una aplicación si tarda demasiado en cargarse. Una demora de un segundo en la respuesta puede resultar en una pérdida del 7% en la conversión, y casi una de cada dos aplicaciones se desinstala durante el primer mes de la descarga.

Por lo tanto, el rendimiento de la aplicación puede hacer o deshacer su éxito, ya que está directamente relacionado con el uso prolongado y la retención de usuarios. 

Entonces, digamos que nuestro usuario con problemas de cafeína tuvo un tiempo de carga inicial rápido y ahora está navegando a través de la aplicación. Nuestro usuario encuentra su bebida y “hace clic” para ordenar, pero no pasa nada. O, en realidad, la aplicación tarda 10 segundos en ofrecer al usuario opciones de tamaño y edulcorante. 

Sin embargo, nuestro usuario no sabría esto porque ya ha abandonado la aplicación.

Si bien lo anterior es solo un ejemplo, las estadísticas muestran que el 40% de los usuarios abandona la app a favor de un competidor después de una mala experiencia móvil. En otras palabras, este escenario termina con algo más que abandonar una aplicación por un rendimiento deficiente: los usuarios recurren a la competencia para resolver sus problemas.

El rendimiento de la aplicación es claramente muy importante.

Cómo mejorar el rendimiento de la aplicación

Debido a que solo sabemos lo que experimentamos como usuarios, el rendimiento generalmente se confunde solo con UX. Sin embargo, el rendimiento óptimo de la aplicación depende tanto del front-end como del back-end del desarrollo de la aplicación. 

Piensa en el usuario sin café que dio un salto de fe en una aplicación que no funcionó porque no cargaba. 

Rendimiento de la aplicación: ejemplo del café

Imagina ahora que la aplicación se cargó y el usuario navegó sin problemas, hasta que llegó el momento de pagar. Si una aplicación falla en los momentos de mayor actividad del usuario, eso también es un problema de rendimiento. 

Los problemas de rendimiento van desde qué tan rápido o lento se carga tu aplicación, cuándo y si se bloquea, qué tan bien funcionan ciertas funciones (como el pago), y mucho más. 

Y si bien es cierto que no ofrecer una experiencia de usuario satisfactoria es probablemente el resultado de front-end mal optimizados, como la carga de datos subóptima o las optimizaciones de imágenes, estos no son los únicos indicadores del rendimiento de una aplicación.

La optimización de aplicaciones móviles requiere que tanto el sistema como el dispositivo estén en los niveles máximos de rendimiento. Para ayudarte a mejorar el rendimiento de tu aplicación móvil, aquí tienes algunos consejos para el sistema y el dispositivo:

 1. Comprobar el rendimiento de la red

Rendimiento de la aplicación: Red

Cuando se trata de aplicaciones móviles, lo primero que hay que tener en cuenta es el rendimiento en 

funcionalidades como Wi-Fi, 4G o 5G. 

Por lo tanto, al optimizar las aplicaciones móviles, un buen lugar para comenzar es comprender cómo funcionan en diferentes redes y cómo se puede mejorar ese rendimiento.

Optimiza las velocidades de red y los tiempos de respuesta de las aplicaciones

Ya sea con cafeína o sin, los usuarios tienen poca o ninguna paciencia para los tiempos lentos de inicio o carga. Los desarrolladores deben asegurarse de que sus aplicaciones puedan funcionar en una variedad de redes antes de que surjan problemas y arruinen la experiencia de su aplicación.

Sin embargo, hay buenas noticias: hay algunas formas de mejorar inmediatamente el rendimiento de la aplicación:

  1. Reduce el número de redireccionamientos de URLs en tus pantallas.
  2. ¿Sigues usando Flash? ¡Para! Encuentra una mejor alternativa compatible con dispositivos móviles.
  3. Si el tiempo de respuesta del servidor back-end es lento, tu aplicación será lenta. La forma más sencilla de evitar esto es evitar la dependencia de servicios de alojamiento gratuitos o inadecuados que ofrecen soporte mínimo o nulo. La solución fácil es invertir en un servidor de alto rendimiento que evite este tipo de problemas.
  4. Mantener una base de datos nativa garantiza que aunque un servidor se caiga, los datos del usuario no corren peligro. Además, un servidor de respaldo garantiza que los usuarios puedan acceder a tu aplicación incluso si el servidor principal está inactivo, y mantiene las velocidades de inicio y carga que los usuarios esperan.

Evita bloqueos de aplicaciones por todos los medios necesarios

La devastación que supone la caída de una aplicación en el momento de experiencia máxima del usuario es real. Piensa en nuestro usuario imaginario y los altibajos de cafeína que la aplicación ficticia le ha hecho pasar. La última falla de rendimiento de front-end es la caída de la aplicación. 

La mejor manera de abordar esto es evaluar, recoger y abordar constantemente los datos sobre lo siguiente:

  1. Porcentaje de usuarios que sufren una caída en un período de tiempo determinado
  2. Con qué frecuencia la aplicación se cae en un período de tiempo determinado
  3. Tasas de tiempo de suspensión y encuentros fallidos de errores de red

Pero hagamos una pausa antes de abordar las consideraciones iniciales y la recopilación de datos. 

En el back-end, los desarrolladores deben considerar la razón más fundamental de una caída de la aplicación: la cantidad de solicitudes que debe realizar una aplicación con un servidor para completar una solicitud de usuario. Cuantas más solicitudes, más posibilidades de que una aplicación se detenga y se cierre. Cuantas menos solicitudes… entiendes el punto.

Por lo tanto, la solución de back-end más fácil para esto es reducir y limitar la cantidad de llamadas y solicitudes que una aplicación necesita hacer con un servidor. 

Tener esto en cuenta durante la etapa de desarrollo y luego recopilar datos de fallas de UX para monitorear y evitar fallas es un ejemplo perfecto de la relación de causa y efecto entre el front-end y el back-end del desarrollo de aplicaciones móviles.

2. Comprobar el rendimiento del dispositivo

Rendimiento de la aplicación: rendimiento del dispositivo

Aunque el front-end manifiesta las consecuencias, los problemas se encuentran en el back-end. Las aplicaciones que tienen errores, fallas, consumen memoria y duración de la batería: claramente necesitan una optimización urgente, pero otro buen lugar para comenzar es evaluar el dispositivo en sí.

Optimiza los tiempos de renderización de la pantalla

Sí, los usuarios quieren velocidad, pero ¿qué sucede si una aplicación no se renderiza bien? ¿Qué tan rápido puede un usuario interactuar y usar la aplicación o página? Incluso si se inicia la aplicación y se cargan las páginas, ¿de qué sirve si el usuario no puede interactuar y comprometerse?

Los desarrolladores deben considerar lo siguiente:

  1. Nuevamente, ¿la aplicación funciona bien en diferentes sistemas operativos (Apple/Android) y tamaños de pantalla? Recuerda que el contenido creado para una pantalla de ordenador probablemente no se verá bien en una pantalla móvil. Los usuarios no quieren acercar o alejar el zoom, por lo que al desarrollar una aplicación, las imágenes deben escalarse adecuadamente. 
  2. ¿Qué tan consistentes son las imágenes y los tamaños de fuente? La consistencia es una forma (fácil) de mejorar los tiempos de representación de la pantalla. Hacer que los tamaños de fuente e imagen sean uniformes limita el cambio de tamaño de la pantalla mientras se desplaza, lo que permite a los usuarios interactuar con la aplicación de inmediato.

Limita el consumo de energía y memoria

Rendimiento de la aplicación: consumo de energía y memoria

La memoria y la duración de la batería son realmente cruciales para los usuarios móviles, ya que nuestros teléfonos tienen poco de sobra. Por lo tanto, cuanto menos memoria y menos consumo de batería pueda causar la aplicación, mejor será tu UX como resultado.

Cosas a considerar:

  1. Las brechas de memoria y las notificaciones push son dos ejemplos de lo que puede afectar el consumo de memoria.
  2. El uso continuo de la aplicación puede agotar rápidamente la vida útil de la batería, así que asegúrate de considerar drenajes de energía innecesarios en la fase de desarrollo. Alternativamente, considera alertar a los usuarios para que apaguen funciones como GPS y Bluetooth cuando no estén en uso, lo que los ayudará a conservar la vida útil de la batería y posicionar tu aplicación como amigable y orientada al consumidor.

Incluso si se logra la experiencia de usuario óptima, siempre se debe considerar el back-end de la aplicación. En el camino de nuestro usuario hacia el café, en cada escenario en el que la aplicación lo defraudó, algo sucedió en el back-end.

Hallazgos clave

Imagina a nuestro usuario privado de cafeína por última vez y todas las cosas que tienen que suceder para que la experiencia del usuario final sea positiva, lo que da como resultado una taza de café y un consumidor potencial a largo plazo para esa aplicación.

Recuerda que la mejor manera de cautivar a los usuarios y retenerlos como clientes es que los desarrolladores reflexionen constantemente sobre el front-end en correlación directa con lo que sucede en el back-end, y viceversa. 

Una aplicación que falla en el pico de actividad del usuario da como resultado una experiencia de usuario negativa, pero la causa de la caída podría estar ubicada en tu back-end, y es tu front-end el que se ocupa de las consecuencias. Al mismo tiempo, la optimización de las aplicaciones móviles también depende de las capacidades de la red y del dispositivo.

Parece mucho para recordar, pero todo lo que necesitas tener en cuenta es lo siguiente:

TL;DR:

  1. El rendimiento de la aplicación móvil es más de lo que se experimenta en el front-end; funcionalidad, velocidad y respuesta a las interacciones del usuario.
  2. El rendimiento de la aplicación es un componente esencial del desarrollo de la aplicación. Los usuarios potenciales no solo desinstalarán una aplicación cuando se sientan frustrados; es probable que busquen un competidor para satisfacer sus necesidades.
  3. La mejora del rendimiento de la aplicación incluye, entre otros, la optimización de la confiabilidad de la red y del dispositivo para la aplicación.
  4. Hay pasos inmediatos, rápidos y sencillos para mejorar el rendimiento de la aplicación en cuanto al tiempo de respuesta, la visualización de la pantalla, los bloqueos y el consumo de energía. Asegúrate de implementarlos hoy para garantizar una experiencia de usuario fluida y agradable, que probablemente resulte en una mejor participación de la aplicación, lealtad del cliente y retención de usuarios. 

Einav Mor-Samuels

Con una amplia experiencia en marketing digital, Einav es Redactor de Contenidos en AppsFlyer. A lo largo de los últimos 15 años, ha adquirido una amplia experiencia en el panorama del marketing móvil, investigando las tendencias del mercado y ofreciendo soluciones a medida para los problemas digitales de los clientes. Einav alimenta su contenido con información basada en datos, haciendo que incluso los temas más complejos sean accesibles y claros.

¿Listo para empezar a tomar buenas
decisiones?